LA TELEMATICA INTERESCOLAR

LA TELEMÁTICA INTERESCOLAR

Un valioso recurso para la elaboración de proyectos áulicos

Por el Lic. Juan José Conte Mac Donell

El CIP, Centro de Informática Psicopedagógica con Ediciones La Obra, hemos presentado en las entregas anteriores, un Kit llamado "Orejitas y la Banda de la Compu" conjuntamente con su proyecto "Organizamos nuestro salón de juegos". Este material, como Uds. han podido comprobar, favorece la incorporación de la informática en los trabajos de la sala. La computadora entrando en el aula se integra a los demás recursos tradicionales.

En esta oportunidad, les proponemos crear juntos un nuevo "espacio pedagógico" que nos permita, gracias a la computadora, salir del aula, expandiendo los límites reales de espacio y tiempo, esto significa salir del tradicional encuadre físico, compartiendo "nuestra realidad áulica", con otras más lejanas.

Podremos, así, desarrollar los proyectos pedagógicos e incorporar en ellos los "nuevos" entornos informáticos: nos referimos, pues, a las redes telemáticas y sus posibilidades para convocar acciones que lleven a una mejor comunicación, desarrollando trabajos cooperativos a distancia, a través de la computadora.

En primer lugar, nos parece pertinente reflexionar juntos, más en profundidad, este tema e invitarlos, entonces a participar de la lectura de nuestro propio análisis, expuesto en las Jornadas Informáticas Educativas 97, organizadas por Horizonte, en el Paseo La Plaza, Buenos Aires.

SÍNTESIS DE LA PONENCIA: "Experiencias Telemáticas Interescolares" -JIE 1997-

INTRODUCCIÓN:

Las nuevas tecnologías de la información, de la comunicación y de la robótica avanzan a pasos agigantados e impactan en todo el quehacer del hombre contemporáneo y en sus entornos sociales.

La informática y sus desarrollos se han incorporados en todos los órdenes de la vida cotidiana conformando los rasgos peculiares de una nueva cultura. Mencionemos, como ejemplo, los cambios que esta nueva tecnologías producen en la organización del trabajo, donde sirgen nuevas ocupaciones, otras se transforman o inclusiven desaparecen...

En esta realidad, el campo educacional queda necesariamente comprometido. Siendo la escuela uno de los principales agentes socializadores, es la que tiene la responsabilidad de incorporarlo al currículo o sea de planificar su inclusión, de buscar su conocimiento y aprovechamiento efectivo.

Nos toca a los docentes, el no fácil camino de transición. Nuestra experiencia profesional como tales, junto a nuestra actitud reflexiva y comprensión crítica, aunados a los aportes de las psicología cognitiva, constituyen el marco dentro del cual debemos procurar pensar y expresar – en términos formativos y de valores humanos- los usos que la escuela le dará a estas nuevas tecnologías.

En esta oportunidad nos referimos al tema de las "redes telemáticas", es decir, las comunicaciones basadas en la combinación de computadoras y líneas telefónicas, fenómeno de veloz crecimiento y que cada vez más su presencia e importantes implicaciones se mimetizan con nuestro entorno cotidiano. Lo analizaremos desde la óptica práctica de su posible aplicación en el campo educativo, es decir, desde su entorno pedagógico.

 

 

SU ENTORNO PEDAGÓGICO:

Cuando nos referimos al " entorno pedagógico" queremos puntualizar dos aspectos complementarios:

  1. La inclusión de la informática en general- y de las redes telemáticas en particular- como todo recurso supone su inserción dentro de la planificación del docente y su utilización pasa a estar directamente relacionada a los objetos, a los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales y a la metodología de cada uno de los niveles de enseñanza. Este "entorno pedagógico" de la informática como herramienta de aprendizaje deja necesariamente
  2. De lado, la concepción clásica de la " hora de computación" (concebida como una "materia especial" o una actitud complementaria de la currícula escolar) y el recurso informático pasa a ser utilizado, según se planifique, en cualquiera de las áreas de estudio y/o tenderá a ser la actividad que procure integrar los diversos contenidos de aprendizaje.

  3. En el caso particular de las redes telemáticas, este entorno pedagógico reviste, a su vez, características inéditas por el nuevo escenario que se configura.

Hasta ahora, en nuestra educación formal, el proceso de enseñanza aprendizaje se manejó en un espacio físico de encuentro determinado (la escuela/ el aula), con tiempos sincronizados (horario de clase) y la participación presencial de los sujetos (docente- alumnos) configuraba un vínculo directo y estrechos entre los mismos. La interacción personal, en continua retroalimentación, generaba un juego de comportamientos conocidos donde el "calor humano" era el pre-requisito fundamental del proceso formativo. La palabra hablada constituía el medio del intercambio predominante.

Cuando realizamos proyectos pedagógicos de interconexión educativa en cooperación con otras escuelas mediante la telemática, los aspectos mencionados anteriormente revisten nuevas formas, que aunque no las analizaremos en esta oportunidad, conviene tenerlas presentes a la hora de nuestra planificación, de la puesta en marcha y de la evaluación de estos emprendimientos.

El espacio físico se ensancha hasta conformar un lugar de encuentro donde los sujetos de las diversas escuelas intervinientes se congregan. No es un espacio físico determinado sino un "lugar conceptualizado" –dentro de una geografía mental- en el que se desarrolla este proceso de enseñanza-aprendizaje cooperativo. Este nuevo lugar recibe diferentes denominaciones tales como: ciberespacio educativo, aula-virtual, bitesfera, etc.

La interacción, al no ser frontal sino mediatizada por el soporte telemático. Reviste una configuración totalmente diferente, donde la relación entre los sujetos deja ser inevitablemente, por su naturaleza, menos cálida y fluida. Los tiempos se tornan asincrónicos y medio oral es reemplazado por la palabra escrita.

El trabajo cooperativo entre escuelas a través del medio de la comunicación a distancia proporcionan, entonces, nuevos e importantes elementos a ser considerados. Nos corresponde a nosotros dimensionarlos, aprovechando sus ventajas y compensando sus desventajas, para configurar el "entorno pedagógico" necesario prar encaminar adecuadamente el uso de este valioso recurso.

CONCLUSIONES:

El trabajo cooperativo a distancia entre escuelas es hoy una realidad. La posibilidad de interactuar con otros chicos a través del medio telemático, pudiendo buscar, producir y compartir información colaborando en proyectos en común. Donde la opinión y la discusión entre chicos de los centros urbanos y rurales, de escuelas públicas y privadas, de zonas con conflictos sociales de mayor o menor envergadura... es posible, y abre un horizonte de integración impensado hace unos pocos años atrás.

La integración de personas de diversas comunidades, la democratización del acceso a la información, la eficacia del trabajo cooperativo altamente motivado, y la paulatina apropiación del recurso tecnológico y del nuevo paradigma que propone una modalidad diferente de escritura, almacenamiento y comunicación de la información... son algunos de sus rasgos fundamentales.

El desafio está lanzado, de nosotros - los docentes - depende tomar el guante y aceptar el reto de la modernidad".

En el próximo artículo presentaremos un proyecto telemático para el nivel inicial, que sí Uds. lo desean, puede ser la continuación, a modo de cierre, del trabajo iniciado y desarrollado, con el proyecto propuesto en el kit de "Orejitas" y "la organización del salón de juegos". Desde ya, enviaremos la invitación a participar activamente del desarrollo del mismo junto a la propuesta organizada del trabajo donde los chicos, desplegando la imaginación, jugarán como los niños de diferentes regiones del país.

Esperamos puedan ir anticipando las posibilidades que les brindará, en la tarea del aula, esta nueva dimensión de la comunicación a distancia a través de la computadora.

Hasta la próxima.

*Presidente del CIP, Centro de Informática Psicopedagógica SRL

Almte F.J Seguí 755 (1406) - Buenos Aires –

Telefax 4431-5217 / 4806-6471

Cip@pccp.com.ar

articulosVOLVER A ARTICULOS


VOLVER A PAGINA PRINCIPAL